lunes, 25 de agosto de 2008

Una plata con sabor a oro

Fue una lástima. La selección española de basket estuvo a puntito de hacer historia, de lograr una de esas victorias épicas que se recordarían por siempre. Pero nos faltó un puntito de suerte en los minutos finales y que los árbitros tuviesen las narices de pitar a los americanos los tropecientos pasos de salida, los tres segundos que cometía Howard en casi cada ataque, etc. Para muestra, un botón:


Pero no hay que quedarse con eso, hay que quedarse con el magnífico partido de España, que jugó de tú a tú a los NBA, sin ningún tipo de miedo y con un baloncesto fantástico, para llegar a un marcador increíble de 107-118 (61-69 al descanso). Lograr algo así con las dos mejores defensas del momento dice mucho del partido que logramos ver. Y eso con Calderón lesionado, Ricky tocado de una mano, los dos bases cargados de faltas muy pronto, Gasol muy cansado... Tiene mucho más mérito todavía.

In your face!!!

Me quedo con el desparpajo de Ricky Rubio, un niño de 17 años, la lucha de Reyes, la recuperación de Navarro, que estuvo genial jugando muchos minutos de base, la entrega de Pau Gasol... En fin, que hay que estar orgulloso del partido que jugó España, acojonando a EEUU, que pensaban que iba a ser un paseíto como en la primera fase. Ya les ganaremos, ya...

Por último, igual mucha gente no se percató, pero a falta de pocos segundos para terminar, Navarro tuvo la idea de hacer pasos descaradamente a ver si los árbitros tenían narices de pitárselos, como protestando por el parcial arbitraje que habíamos presenciado. Navarro jugón!!!

2 comentarios:

manu dijo...

Totalmente de acuerdo con tu analisis.
Lo de los pasos de salida fue un escandalo (Navarro deberia haberlo hecho a mitad del partido a ver si los arbitros se los pitaban).
El mate en la cara de "Superman" memorable.
Y la sensación que hubo por momentos de que se les podia ganar, no tiene precio.

Perenquen-Man dijo...

El tema de los pasos de salida ya venía de mucho antes. Estuvieron así todo el torneo. Lo gracioso es que los árbitros ponían cara de "ya sé que son pasos, pero no los puedo pitar".
Me veo a Rudy participando en el concurso de mates del año que viene.